Comerciantes incumplen horarios y argumentan que no tienen otro medio; Intendencia advierte clausura

En otro operativo que se desarrolla en horario nocturno, la Intendencia evidenció que decenas de comerciantes continuaban vendiendo sus productos luego de las 18:00, horario máximo que se ha establecido para circular en la vía pública.

Los vendedores, dueños de casetas asentadas cerca de las calles Punata y República, debieron bajar sus persianas de forma automática, al tomar conocimiento de la presencia del personal municipal, que de inmediato los instó a cumplir con las restricciones impuestas para frenar los contagios de COVID-19.

«Desde las 18:00 les estamos rogando… esta es la última vez. Estamos empezando a clausuras los sitios, miren qué hora es. Les hemos rogado. Vayan cerrando, de una vez, los puestos, señores», se oyó, por parte de uno de los que llevó a cabo el operativo.

También, algunos vendedores se mostraron sin barbijos.

Debido a la escalada de casos positivos que se evidenció desde mayo pasado, las autoridades locales determinaron ajustar las medidas de la cuarentena y restringir el funcionamiento de las actividades económicas. Para reforzar el cumplimiento, de forma diaria se concretan patrullajes por las calles para detectar locales, bares, licorerías y tiendas que no acaten las disposiciones.

En un mes, la Intendencia clausuró definitivamente 18 negocios, según el reporte dado el lunes.

QUEJA

Como argumento, algunos vendedores esgrimieron, entre lágrimas, que no disponen de una fuente laboral y que el ofrecimiento de sus productos es el único medio que tienen para subsistir. «Usted tiene trabajo. Tengo que ganarme (dinero) para mis hijos, ¿usted me va a dar?», se quejó una comerciante informal.

Le iban a decomisar sus productos, pero finalmente decidieron no hacerlo.

Compartir:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.